domingo, 30 de julio de 2017

Arriesgando la integridad. Por Jose Luis Arista Tejada






Resultado de imagen para IMAGEN ppk vacancia presidencial

ARRIESGANDO LA INTEGRIDAD
           
                                                                 Por: JOSE LUIS ARISTA TEJADA

Con todo lo que está aconteciendo en nuestro país, está claro que muchas de nuestras máximas autoridades disfrutan arriesgando su integridad. Disfrutan porque han perdido la decencia, de tal manera que, se amoldan a todo lo que les sea favorable a sus intereses, perjudicando a todo un país. No les importa para nada perder la integridad y hacen lo que tienen que hacer sin tener en cuenta si es correcto y beneficioso para nuestra nación, o no.
Una persona íntegra es la que hace lo correcto y haciendo lo correcto se considera bien para todos, porque además no afecta los intereses de los demás.
Integridad es actuar sin mentir ni engañar. Es actuar con honestidad y cumpliendo compromisos y promesas. Es actuar sin ocultar los errores, ni la de los demás. Actuando así, es cómo se va ir destacando a una autoridad como íntegra.
Me permito citar Proverbios 10:9 “El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos, será quebrantado”.
Entendemos entonces, que una persona íntegra tendrá una buena reputación y no tendrá temor de ser expuesta o descubierta; sin embargo: ¿pensarán lo mismo  nuestras autoridades al arriesgar su integridad?
El diccionario de la Real Academia Española califica a la persona íntegra como: Recta, proba, intachable; por tanto, ante las evidencias que demuestran el actuar de los que administran el poder en nuestro país, podemos concluir a ojo de buen cubero, que han arriesgado su integridad, por tanto la han perdido, y eso es muy difícil ya de recuperar. Los valores que confluyen con integridad y que nos permiten darnos cuenta de ello son: honestidad, rectitud, sinceridad, libertad, pureza, en fin, la integridad es de carácter total, no se puede ser íntegro en tan solo una cosa, entretanto en otras no. En la integridad la persona hace extensivo su comportamiento ético a todas las situaciones en la que se ve inmerso o participante.
En tal sentido, no solo nuestras autoridades, sino, muchos de nosotros no está excluido de estar en situaciones en las que arriesgamos la integridad, a nuestra conveniencia, sin que los demás se den cuenta de ello.
Así pues, fortalezcamos nuestra integridad, y caminemos confiados, para no estar luego quebrantados y temerosos de ser descubiertos en cosas ilícitas.


JOSE LUIS ARISTA TEJADA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La poesía en tiempos de cuarentena.

La poesía en tiempos de cuarentena.   Evento virtual de premiación y reconocimiento. La poesía como medio de auto superación...